Hernan L
21-02-2024 18:15

Desde Kant hasta Woody Allen -un virgen y uno que no se detuvo ni en los hijastros- han hablado de dinero diciendo más o menos lo mismo: que no compra la felicidad, pero cuánto que se acerca cuando lo tenés. Y hoy, millones de argentinos pesamos la billetera y descubrimos que tiene un trastorno alimenticio. Ingeniársela es parte del asunto. Invertir de forma correcta el poco dinero que tenemos es parte de ese ingenio.

En octubre del año pasado, pre elecciones, con mi señora tomamos una decisión de vida, de esas que una familia de clase media piensa AÑOS: comprar NFTs de monos displicentes.

No, mentira.

Decidimos comprar un freezer.

freezer

Tengo sueños humedos con este aparato (me olvidé de descongelarlo)

Desde que convivimos con mi pareja siempre quise uno, pero casi nunca tuvimos la posibilidad económica o el espacio físico. Se dio la oportunidad que un señor llamado Sergio Tomás Massa, queriendo ganar desesperadamente las elecciones (con razón), dio unos préstamos a tasa de interés baja (para este país, para cualquier otro país sería altísima) de los cuales nos aprovechamos para bajar nuestras deudas de crédito. Y con eso resuelto, tuvimos liquidez suficiente como para buscar un freezer. Gracias Plan Platita.

El freezer de por sí, ahorra dinero. Te otorga un espacio enorme extra para llenarlo cuando te va bien, y utilizar sus existencias cuando te va mal. Casi siempre es una buena inversión porque siempre nos va mal.

Gracias al freezer, y a que vivimos en una zona cercana al Mercado Central número 1 del país, es que decidimos empezar a ir quincenalmente. Antes del freezer íbamos mensualmente porque se nos echaba a perder mucha comida.

El Mercado Central se encuentra en la localidad de Tapiales, partido de La Matanza. Es accesible a buena parte del conurbano gracias a que esta junto a la Autopista Ricchieri a dos minutos de la General Paz.

Quiero dejar en claro algo: el Mercado Central no es lindo. No es turístico. Es marginal, es sucio, y hay tal cantidad de gente los fines de semana que es necesario estar bastante atento, pero en todo el tiempo que yo he ido, jamás presencié ningún hecho delictivo. Repito que no es lindo ni turístico, porque capaz alguno imagine que está yendo a comprar hongos al de Mercat de Villa Crespo. Piensen de nuevo. Si, podés visitar a «Las Chicas de la 3» que se hicieron famosas por el documental de Netflix, pero aún ahí parece que estuvieras en un city tour por Gaza.

mercado central

Ahi venden papa por bolsa o te vendieron a un ñato en una traffic, una de dos

Es una mini-ciudad plagada de mugre, cajones de madera, galpones oscuros y ñeris gritando guasadas de puesto en puesto. Pero vos no vas al Mercado Central por la experiencia. Vas por los precios de las cosas.

En este artículo les voy a dar dos consejos que a mi me ahorraron mucha plata.

El primero, fruta y verdura. Es abismal la diferencia de precio entre el Mercado Central y la verduleria o súper de tu casa. El domingo 28 de enero compré 4 kilos de tomate a 1000 pesos en un puesto del Mercado Central. En la misma fecha, en un supermercado Día estaba 800 pesos un kilo (1). Esa misma clase de diferencia se da en prácticamente cualquier fruta o verdura que se te ocurra con respecto a los negocios o supermercados de barrio.

Hay todo un galpón enorme, el primero al que se accede por la calle principal que es Avenida de la Circunvalación, que es el Mercado Minorista porque les vende a consumidores de a pie y no hay mínimo de compra. Yo compré 4 kilos de tomate a 1000 pesos, pero podría haber comprado un kilo a 250 pesos. En ese galpón hay sectores, siendo el del medio el de las verdulerías y fruterías. Un pasillo de unos 200 metros donde lado a lado se agolpan puestos ofreciendo mas o menos lo mismo con mejor o peor calidad y mejor o peor precio. En un sábado o domingo normal no te lleva mas de una hora hacer la compra completa. El ahorro lo vale.

El segundo tip (u la la señor francés) requiere que caminemos unas cuadras dentro de la ciudad del Mercado hasta llegar a “Balanceados del Mercado”. No es mi intención hacerles publicidad sin algún canje (?) así que diré que no es la única opción disponible de alimentos y productos para mascota, pero es la que a mi en general mas me sirvió. El alimento para los animalitos es otro de los productos que ha visto su precio llegar a las nubes. Si tienen más de uno, el asunto puede tornarse escabroso cuando las opciones comiencen a parecerse a un Battle Royale de animalitos.

mercado central

Estas tiendas son como supermercados y tienen enormes diferencias con la tienda o super del barrio asi como sectores “outlet” con tremendas rebajas, porque la bolsa de comida no esta en mint condition (?). Conseguí un 2 x 1 el alimento de los gatos. En total, 15 kilos de comida (no voy a decir la marca, pero es una de las de gama media) a 16500 pesos. También venden desparasitarios, pipetas, y medicamentos varios a una fracción del valor.

Tengo claro que tener movilidad propia es muy relevante a la hora de decidir ir al Mercado Central, sin embargo, les acerco dos opciones:

La primera, de querer ir al Mercado de Tapiales, es el transporte público. El colectivo línea 8 cartel Mercado Central te deja literalmente en el punto de compras, pero hay una decena de líneas que te acercan a dos cuadras. Insisto, sé que no es cómodo.

La segunda opción es, averiguar donde hay OTROS mercados centrales. Así es, el de Tapiales no es el único. Es el primero y mayor de todos, pero durante la década ganada se instalaron replicas a menor escala en muchas zonas como Ciudadela, Lanús, Villa Domínico.

Camine señore. Camine.


MECHA es un proyecto comunitario que hacemos a voluntad. Si te gustó este artículo, te proponemos invitarle Cafecito a su autor/a/e como reconocimiento.


MECHA es un proyecto comunitario que hacemos a voluntad. Si te gustó este artículo, te proponemos invitarle Cafecito a su autor/a/e como reconocimiento.

Hernan L
Redactor de muchos años. Stalino.