Hernan L
26-01-2024 13:38

Prólogo

 

Sol

(Sol) derritiendo el dolor
(Sol), una pirámide que apunta al cielo
(Sol), viene, se aleja, pero no se apaga
(Sol), más caliente que el sol 

Marcelo Corvalan / Andrés Gimenez

 

Apenas salí de casa hacia la concentración lo primero que me llamó poderosamente la atención fue el sol. Un cielo teñido de añil. Ni una nube. Los astros se confluyeron para hacer del Día del Paro General (de ahora en mas DPG) un Día Peronista. Ahora bien, yo no soy peronista. Pero soy capaz de reconocer como un día como el DPG fue profundamente peronista asi como una jornada de niebla, garúa y tristeza es un día profundamente pirata. 

El «2» a Aduana me levantó a cuadras de casa y me llevó raudo, esquivando paradas como Maradona a ingleses. Y llegamos al Congreso con Jimena, una de las dos editoras de este proyecto, a eso de las 13 y pico a una plaza colmada con cientos de miles embanderados bajo millares de insignias. 

El viaje, como dije, fue breve. No lo esperaba. Mi experiencia en multitud de manifestaciones previas era distinta. Tránsito colapsado a kilómetros de la convocatoria. Desviación de ruta del transporte público. Caminatas largas al destino. Pero se ve que tras la pandemia y la seria implementación del home office, muchos abocados a su labor prefirieron evitar el trastorno de un traslado fútil. 

Nos bajamos en Avenida Belgrano y Entre Rios y caminamos buscando a la columna de mi gremio. Me llegaban mensajes de diferentes compañeros bajo distintas banderas. ATE, Partido Obrero, La Campora, FOETRA. Hasta ahí, todo normal. Lo curioso ocurrió en la Plaza de los Dos Congresos.

paro general CGT

Foto Hernan L. Castaño

1

 

La Huelga

Terror capitalista

Exige una respuesta

(hay que darla ya)

La única forma de pararle los pies

Es demostrarle quien mantiene a quien

Sin Dios

 

He participado de muchas manifestaciones. Es cierto, muchas más cuando era adolescente y joven adulto y mis tiempos de militancia eran otros. Lamentablemente, la sociedad y sus decisiones hacen que todo el tiempo muchos tengamos que volver a las calles. Y allí ocurrió lo “curioso”. 

En la historia mas o menos moderna (o post dictadura villarruelista militar del ’76), hay una sola marcha o manifestación que aúna a organizaciones políticas, sociales, culturales y lo que se denomina “gente común” (o sin filiación a alguna organización). Esa manifestación es la del 24 de Marzo. Es dentro de todo normal encontrar durante la marcha a sindicatos, partidos políticos, centros de estudiantes, centros culturales… y gente. Jóvenes, adultos, ancianos. Es como que el terror involucra. Hay una mella de años allí, insalvable. Incurable. Cada 24 de Marzo, buena parte no fascista del pueblo acompaña a Madres, Abuelas e HIJOS en su caminata exigiendo justicia por los desaparecidos.  

Por eso me resultó curioso (y triste) presenciar a esa “gente” en la Plaza. Porque si la gente común arribó a la Plaza, es porque las cosas están en un estado muy grave. Porque la sociedad se rompió y lo que otrora solo se veía el 24 de Marzo, es necesario mostrarlo en un Paro General de la CGT. 

Ayer la protesta bullía de adolescentes, adultos y ancianos que no pertenecían a ninguna clase de organización, pero que creyeron (de forma acertada) obligatorio ponerle el cuerpo al embate. 

Paro general CGT

Foto Hernán L. Castaño

2

 

A Passion Play

All the old familiar choruses come crowding in a different key:
Melodies decaying in sweet dissonance.

Ian Anderson

 

No sé en realidad cuantas personas asistieron a la manifestación. La organización proclamó 700 mil personas, la policía y el oficialismo dirán que fue un fracaso incluso cuando sus actos no tuvieran una cámara por arriba de la altura de un hombro. (Nota del autor: Clarín dijo que fueron entre 20 mil y 40 mil personas)

Es parte del juego de siempre.

Se cantaron canciones. Se entonó el Himno Nacional Argentino. Se habló de Rotas Cadenas. Se habló de morir con Gloria. No creo que haya mucha gloria en un martirologio. No lo habrá en el devenir de la civilización occidental, atravesada por una degeneración mayúscula impulsada por un capitalismo en decadencia urgido de cuerpos. 

La comunión de los seres, la colectividad infinita que se encuentra en una protesta donde, aunque diferentes, todos deseamos (en ese instante) lo mismo. 

La construcción de una comunidad que pueda resistir, de vuelta, los ataques constantes de una clase social empedernida en la esclavización de la otra. 

En el DPG se vio eso. Pero me cuesta ser optimista. Creo que el Paro no logró nada más que retrasar algo que por razones distintas, todos desean.

 

paro general cgt

Foto Hernán L. Castaño

3

This Day we Fight

Stopping at nothing just short of fulfilling my destiny
Willing to die in my will after you for what I believe

Dave Mustaine

 

Los oficialistas desean la Ley Ómnibus porque les permite cumplir el «Viejo Anhelo» de Mauricio Macri (presidente honoris causa del país), romper todo rápido, quedarse con el expolio, que perezcan los que tengan que perecer. No hay “renacimiento” involucrado en ese plan. Es una guerra santa contra el peronismo y los humildes. Ellos, la burguesía y aristocracia local, tienen claro que para ganar, nos tienen que liquidar. Somos nosotros quienes seguimos intentando un juego democrático que año tras año nos ve  cada vez más arrinconados contra la esquina. 

En mi conspiración personal, el peronismo también desea que salga la Ley Ómnibus. Puede sonar delirante, pero imagino un despacho lleno de humo de cigarrillo adonde los capitostes del Movimiento Nacional y Popular no ven otra salida al desastre que “escapar hacia adelante”. Esto significa perder la contienda en los Congresos, que salga la Ley Ómnibus y que la ambición desmedida del capitalismo, ahora con herramientas a gusto y piacere, termine por destrozar el bolsillo y la vida de casi todos. 

Porque ahí es donde se equivocó el peronismo en el 2019. Nunca fue CON TODOS. En la historia se ha demostrado que hay un porcentaje de la sociedad que jamás los va a elegir. Que es permeable al estímulo de los medios, de las redes, y de los que gritan mucho mas fuerte. Que le han inoculado un odio visceral a lo popular, al colectivismo y a la sociedad que integran. 

Con ellos, nunca fue.


MECHA es un proyecto comunitario que hacemos a voluntad. Si te gustó este artículo, te proponemos invitarle Cafecito a su autor/a/e como reconocimiento.

Hernan L
Redactor de muchos años. Stalino.